domingo, 24 de marzo de 2013

En la fábrica de té


Un coche, otro coche, un jeep militar de 1974 que sube por las montañas durante dos horas. El mundo se ha hundido en la niebla. Estamos a dos mil quinientos metros de altitud. Hemos venido hasta aquí para tomar té. Recordamos un poema: We were very tired, we were very merry...  





¿Hasta dónde llegaremos buscando inspiración? Estamos en Kolukkumallai, en la frontera entre Kerala y Tamil Nadu, dos estados al sur de la India. Es 1935. Nuestro presente parece haber sido, ser, el futuro aquí. Han recolectado el té a mano, lo han traído a la fábrica.







Visitamos la fábrica, hecha en madera, vidrio y chapa. El polvo de té lo cubre todo. No es fácil encontrar lugares tan auténticos, tan libres de intención, tan modestos. La adecuación entre fondo y forma no es aquí una declaración de principios. No hace falta. Es una fábrica. Aquí se hace té. Nosotros somos los intrusos.








Viajaremos allí donde haya un espacio, un oficio o un modo de vivir auténtico.








Y el poema empieza y termina y empieza de nuevo: And the whistles kept blowing, and the dawn came soon.







Traemos té a casa. En el recuerdo, entre la niebla, es difícil saber de dónde ha venido. Es el té que nuestras manos recolectaron, tal vez en 1935.



Íñigo y Pablo (Casa Josephine) en India. Noviembre 2012. 

After a two-hour jeep ride that almost crashes a few bones, we reach a world sunken in fog. We are at 2,500 meters above sea level. This is Kolukkumallai, between Kerala and Tamil Nadu, two Indian Southern states, where the Brits built a tea factory in 1935. 
How far will we go for inspiration? Did we come all this way just for a cup of tea? Well, perhaps. We will cruise the world and go as far as possible, to any place where a building, a craft or a lifestyle survives in its authenticity.
Here's to India.

jueves, 14 de marzo de 2013

Casa Josephine RECOMIENDA: Los Chuchis



Hoy hemos comido con nuestra íntima Silja Goetz. Nos ha regalado un precioso libro y hemos charlado de nuestras cosas. El lugar elegido ha sido Los Chuchis, un bar del que mucho habíamos oido. Como siempre está a tope, tardamos en encontrar hueco. Está en la calle Amparo 82 en Lavapiés (barrio que amamos), en Madrid. Es un local muy agradable y bien decorado, moderno y con un menú de 10 euros imbatible. Mola mucho. Volveremos pronto.

viernes, 1 de marzo de 2013

Cae la nieve en Casa Josephine


Almendros en flor y copos de nieve. Este fin de semana Casa Josephine parecía un haiku.
Almond trees in bloom, snow falling. Winter on haiku-mood in Casa Josephine.





Hay algo más íntimo, más casero, más secreto en el aire estos días.
A certain intimacy, a kind of coziness in the air these days.






Confesiones. Planes. Charlas en las que no se habla de nada entre una cabezada y otra.
Confessing. Plotting plans. Sweet chitchat that nicely leads nowhere. A nap, and then another.






El tiempo se detiene. Todo el día, el cielo parece esperar. Está a punto de amanecer, tal vez de atardecer.
Time stands still. All day in the blue shades of dawn, or perhaps dusk. 






Four seasons fill the measure of the year: 
There are four seasons in the mind of man...
Keats.





Tal vez salgamos a oír cómo crujen nuestras pisadas en la nieve. Y hablaremos en susurros.
Perhaps we shall go for a walk. Our steps on the snow: it creaks, we whisper.




Todo duerme, espera: la primavera y el verano debajo de la nieve.
Under the snow, spring and summer wait in a deep slumber.